VIDA Y DUELO - Ayuda cuando muere un ser querido
  ACTITUDES FRENTE AL DUELO.
 



ACTITUDES FRENTE AL DUELO

Duelo se le llama al proceso de adaptación que viven todos los seres humanos tras la perdida de un ser querido, se caracteriza por el esfuerzo personal de asumir los cambios de una nueva realidad que exige mas responsabilidades e independencia para sobrevivir.
 
 
 
Este proceso es único y diferente para todas las personas, no es posible considerar como norma el paso obligado por una serie de etapas rígidas y generales, ya que cada quien emplea herramientas aprendidas durante su vida en situaciones de perdida previas de forma distinta.
 
 
 
Algunas personas expresan sus emociones y otras no, algunos enfrentan este momento con fortaleza y otros con mayor sensibilidad, algunos se adaptan rápidamente y otros con mas dificultad, pero lo importante es comprender que cada quien vive un proceso marcado por su historia y dependerá de su actitud frente a los cambios la forma como se viva el proceso.
 
 
 
La forma de enfrentar la situación de perdida de un ser querido esta marcada por un aprendizaje cultural que dicta inexpresividad y recuperación acelerada, no se toleran los procesos largos de adaptación ya que la expresión del dolor de alguien incomoda a los demás y se ejerce presión para relegar las emociones a la clandestinidad, aun dentro de una misma familia afectada.
 
 
 
No existe comprensión respecto a un proceso adaptativo lento, se ignora que la intensidad emocional es alta y que va disminuyendo su intensidad y frecuencia con el paso del tiempo, que puede promediar de uno a tres años; y que se necesitan condiciones adecuadas para enfrentar esta situación.
 
 
 
El doliente necesita hablar de lo que siente para reubicarse y reorganizar su realidad, necesita tiempo para sanar su dolor a través de la atención y el cuido de sus allegados por que es mas fácil vivir un duelo acompañado que solo y si hay permisividad para la descarga emocional se aceleran y alargan los tiempos de descanso, tranquilidad y reaprendizaje.
 
 
 
Existen dos actitudes básicas frente al proceso de adaptación: la pasividad y la actividad. Muchas personas viven este proceso pasivamente con poco contacto social, sin la posibilidad del dialogo, el apoyo y el contacto físico; se espera el paso del tiempo para una sanacion mágica, no se enfrentan posibilidades de cambio y observan la muerte como un castigo que vino a desestabilizarlos sin mirar siquiera la posibilidad de recuperación como un objetivo. Otros por el contrario, de forma mas vital y activa, tratan de vivir la vida en las nuevas circunstancias, generan condiciones de crecimiento personal y aprendizaje, socializando, enfrentando responsabilidades, conociendo amistades o fortaleciendo las ya existentes, pero en esencia asumiendo una actitud de enfrentar la vida.
 
 
 
La perdida de un sentido para seguir luchando en la vida es la razón que detiene el proceso de cambio, ya que la razón de vivir se busca fuera de si: en la existencia de otro, en la cantidad de logros obtenidos y en la facilidad o falta de esfuerzo al enfrentar los problemas. Por eso al fallecer un ser querido se pierde el rumbo por que la soledad obliga a pensar en función propia y no de otro, se requiere enfrentar situaciones nuevas sin apoyo externo, se requiere tomar decisiones y en muchos casos no hay preparación para enfrentar estas situaciones.
 
 
 
Es importante construir un derrotero, saber hacia donde se quiere llegar, planificar actividades diarias que permitan la construcción de metas personales a corto y mediano plazo y no son necesariamente metas materiales, son en función al cambio y a la adaptación.
 
 
 
Una meta puede ser descargar emociones para ganar control sobre ellas; caminar, pasear o hacer deporte para mejorar la condición física del cuerpo y ganar fortaleza frente a las nuevas circunstancias; aprender algo nuevo: sencillo o complejo, etc. Todo cambio es importante por mínimo que parezca: salir de la cama parece fácil pero puede implicar mucho esfuerzo para alguien en duelo; pensar en actividades de cambio moviliza el deseo por seguir luchando, la ayuda y compañía familiar da la sensación de importancia y refuerza el concepto de razones para luchar. Finalmente se deben generar nuevas experiencias para alternar las lógicas sensaciones de tristeza y desconsuelo, características del proceso adaptativo, con nuevas experiencias esperanzadoras y formativas, que permitan sentir que se crece y se ejerce control sobre la vida.
 
 
 
Definitivamente son dos las palabras que resumen la vivencia de un proceso de duelo: cambios y paciencia, cambios porque la realidad nunca volverá a ser la misma y la ausencia de un ser querido exige enfrentar nuevos aprendizajes; y paciencia por que el duelo es un proceso lento con muchas dificultades para superar, es como atravesar un bosque a oscuras, sin mapas, ni señales, se transita a tientas mientras se aprenden estrategias que aceleran y demarcan su trayecto.
 
 
 
Ricardo Guevara
Psicólogo

Bookmark and Share


OTROS ESCRITOS SOBRE EL DUELO


Vida y Duelo

Vida y Duelo

Vida y Duelo

Vida y Duelo

Vida y Duelo

Vida y Duelo

Vida y Duelo

Vida y Duelo


 
  Bienvenidos! 190021 visitantes (406077 clics a subpáginas) ¡Gracias por su visita!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=